MI DIETA DE LA FERTILIDAD. PARTE II

 

PARTE II. YA COMEMOS BIEN, AHORA VAMOS A POTENCIAR NUESTRA FERTILIDAD.

¿Cómo mejorar tu fertilidad con la dieta? Cuando llevaba un tiempo buscando el embarazo recibí un consejo de mi maestra que dio un giro a los acontecimientos. Me preguntó que cómo comía yo. Yo comía, como expliqué en la primera parte, ecológico, ovo-lacto vegetariano, bajo en gluten, cero químicos y aditivos… Y sobre todo sin azúcar y extremadamente bajo en otros tipos de endulzantes. Suena bien, ¿no?

Pero hacía falta más, alimentos que me potenciarían el funcionamiento de mi sistema reproductor (fertilidad… menstruación…) y además, cuidados específicos (que será la tercera parte del artículo).

Con todo esto, además de potenciar mi fertilidad, estoy creando una reserva sana de la que mi bebé podrá alimentarse… un entorno limpio y fuerte… ¡que viene genial si las primeras semanas de embarazo te cuesta comer como siempre, como me pasaba a mí! Me consolaba muchísimo saber que mis reservas, mi sangre, mis tejidos… estaban tan bien cuidados y preparados, porque era incapaz de cocinar, y comía comidas de mi infancia preparadas por otros, jajajaja.

Sigue leyendo

MI DIETA DE LA FERTILIDAD. PARTE I

¿Qué quieres? ¿Cuánto lo quieres? ¿Cuánto necesitas aferrarte a ciertos hábitos, comidas, creencias? ¿Podrías dejarlos atrás si supieras que ello te ayudaría a conseguir tu meta? Hoy os presento la dieta que cambió mi vida hace muchos años, y que recomiendo a todo el mundo, no sólo a aquellas que deseen aumentar su fertilidad.

 

¿Cómo mejorar nuestra fertilidad con la dieta?

En mi camino a la maternidad comencé por intentar que todo sucediera a su tiempo y sin controlarlo. Con el paso de los meses, decidí ir introduciendo cosas en mi vida cotidiana que pudieran fomentar mi fertilidad, poco a poco, suavemente. Os iré explicando todo lo que hice, pero aquí presento la base de todo…

Cuando me puse a escribir sobre cómo he cambiado mi cuerpo, mente y emociones a través de la dieta, y además he aumentado mi fertilidad y mejorado drásticamente el entorno en el que crece mi bebé dentro de mí, me di cuenta de que no podía resumirlo en unas pocas líneas. Sigue leyendo